viernes, 30 de diciembre de 2016

No es la tecnología, es el uso que hacemos de ella.

Hola a todos/as,



tengo la costumbre de escribir siempre un post cuando se acerca el final de año. Al menos así lo he hecho durante los últimos ocho años. Y este año, 2016, no podría ser menos.

Y hoy me apetece de nuevo reflexionar sobre las " TIC como herramienta". Porque eso es lo que son. 

Hace poco tiempo, hablando con una persona, me comentó lo siguiente: " No me gustan las nuevas tecnologías porque deshumanizan a la persona". Además añadió: "No me gusta que las personas cuando estén en conversación se pongan a mirar el móvil", así como diferentes frases en relación a las TIC. Ese momento me recordó a la multitud de debates que he tenido en mi ámbito profesional. Didáctica vs Tecnología. Y entonces salió de mi boca una frase: lo que no te gusta es el USO que hacen las personas de dicha herramienta. 

Cuando estaba dando clase en la Universidad de Salamanca les comentaba a mi alumnado que la tecnología era una herramienta más. Y le ponía ejemplos tales como: " Con un martillo tu puedes abrirle la cabeza a una persona, pero también lo puedes usar para su correcto uso, clavar un tornillo por ejemplo". Es algo que desde la didáctica siempre se ha resaltado. Sin embargo, continuamos atribuyéndole a la tecnología un tipo de magia con respecto al aprendizaje de nuestro alumnado que es digno de mirar. 



Está claro que el mercado educativo TIC es muy potente y nos están bombardeando continuamente sobre las bondades de las TIC. ¿ Nos hemos parado a reflexionar sobre esta cuestión? Es algo que me rodea la cabeza constantemente cada vez que me meto en diferentes redes sociales. Incluso personalmente he llegado a pensar que las TIC que iban a mejorar el sistema educativo. No Carlos, no. Es el uso que hacemos de ella.

Otra cuestión muy distinta es el supuesto "valor" que le damos a cada una de las herramientas que existen ( libro, tijeras, plastilina, ordenador, etc) y las posibilidades que cada una nos brinda. Es posible que me repita y que mucha gente lo tenga claro. Sin embargo, estoy en un blog personal y me lo puedo permitir.

En definitiva, un año más que se pasa y uno con sus reflexiones. Desearles un feliz año y que entre tod@s intentemos transformar la educación. Sin colaboración complicado será.

Un abrazo a todos y todas.